Estás aquí
Inicio > Carnota > Ruta de miradores naturales por el Monte Pindo

Ruta de miradores naturales por el Monte Pindo

Vistas a Fisterra y O Ézaro desde el Monte Peñafiel

Esta ruta circular, de unos 10 kilómetros, nos permite visitar algunos de los puntos más interesantes de la orografía del Olimpo Celta Gallego, el Monte Pindo. Y, como no, observar unas impresionantes panorámicas. Es verdad que subiremos acusadas pendientes, que en algunos casos son prácticamente verticales, pero otras veces, caminos perfectamente transitables y llanos, pero el esfuerzo se suple por la belleza del paisaje desde lo alto. Esta ruta sale del lugar de O Fieiro, al igual que la ruta de subida A Moa, y pasa por el Monte Peñafiel, Monte do Pedregal, A Cova da Xoana y terminando antes de volver, en la cumbre, A Moa.

Caminos y  pendientes en el Monte Pindo

Nuestra primera parada, el Monte Peñafiel, con su coronilla en forma piramidal, forma un mirador natural desde el cual podemos ver unas magníficas panorámicas del Cabo Fisterra, O Ézaro y unas vistas increíbles del horizonte. Hay constancia, en varios documentos, de la existencia de una fortificación hasta el siglo XV, que sería destruido durante la Segunda Revolta Irmandiña.

Vistas O Ézaro desde O Pedregal

Ahora seguiremos nuestro camino dirección al Monte O Pedregal, otro mirador natural, desde el cual se puede ver de forma casi vertical el puente del Ézaro. Las vistas tampoco tienen desperdicio alguno y el esfuerzo vale más que la pena. Eso sí, desde Peñafiel a esta cumbre el camino no está señalizado ni marcado.

A Cova da Xoana

Nuestra siguiente parada es A Cova da Xoana, también llamada “Reverte Demos”. Para subir aquí hay que dar toda la vuelta al montículo y subir por la parte que da al mar. Esta es una preciosa cueva, que no es más que una gruta que atraviesa de este a oeste el cerro, en la que se dice que se hacían aquelarres en la noche de San Juan. También a donde las gentes del lugar acudían para sanar ciertos males como los “aires del espíritu”.

Durante el camino podremos ver piedras con inscripciones medievales y otras que la naturaleza le dio formas caprichosas.

Inscripciones y piedras con formas caprichosas

Por último nos queda llegar a la cumbre del Monte Pindo, A Moa, de 627 metros de altura, desde donde observamos unas vistas preciosas de la inmensa playa de Carnota a mano izquierda y el Cabo Fisterra a mano derecha. No sabría decir todo lo lejos que nuestros ojos alcanzan a ver desde aquí.

Vistas desde A Moa

Son unas ocho horas de caminata, de una caminata en la que vale la pena el esfuerzo, de casi tener que escalar, pero todo ello compensado por el paisaje, las vistas, el disfrute de la compañía. Bajar de un monte y desear subir al siguiente para ver otras vistas, cada cual igual o mejor que la anterior.

Artículos similares

Comentarios

Deja un comentario

Top