Estás aquí
Inicio > Corcubion > Recorrido histórico – artístico por Corcubión

Recorrido histórico – artístico por Corcubión

Anochece en Corcubión

Corcubión, con menos de 8 kilómetros cuadrados y una población de unos 2.000 habitantes, es el ayuntamiento más pequeño de Costa da Morte, pero no por eso menos merecedor de ser nombrado, ya que la villa fue declarada Conjunto Histórico Artístico en el 1984. Es una localidad que guarda verdaderas joyas arquitectónicas y fantásticos rincones.

Esta ruta a pie por este pequeño pueblo nos enseña la arquitectura hidalga y las casas típicas de galerías y balcones.

Salimos de la antigua Cárcel del Partido, situada en el puerto, construida en 1854 y utilizada hasta hace poco. Actualmente es utilizada como centro de exposiciones y oficina de información turística.

Si cruzamos la calle principal, vemos la Iglesia de San Marcos de A Cadeira. Es un bello ejemplo de estilo gótico marinero del siglo XIV. En su interior atesora la imagen de San Marcos de A Cadeira. La llegada de esta escultura a esta villa está rodeada de una prolífica leyenda. La talla venía en un cargamento de un buque veneciano que atracó en el puerto. La voluntad del santo de querer quedarse en Corcubión se manifestó por medio de tempestades que impidieron que el barco saliera hasta que la tripulación dejó la imagen en dita iglesia.

Otra historia narra que fue traído en las redes de los pescadores y que lo convirtieron en el patrón de Corcubión.

En la Calle de las Mercedes, encontramos nuestra próxima parada, uno de los edificios más antiguos de carácter residencial que conserva la villa, Casa Teixoeira, que data del 1789. Su puerta está coronada por un escudo contorneado con formas de estilo Rococó y timbrado por un yelmo girado a la derecha.

El pazo de los Condes de Traba, en la rúa Carrera Fábregas, con un espectacular patín de cantería y una soberbia chimenea.

Situados en el Campo do Rollo, podemos ver la parte trasera del antiguo Juzgado, rodeamos el edificio para poder ver su fachada principal en el que destaca el delicado trabajo ornamental de sus miradores. Aquí, el lenguaje modernista se combina con la arquitectura tradicional, destacando el detallado trabajo de sus galerías.

En la Plaza Castelao nos encontramos con el Pazo de los Condes de Altamira, del S. XV, hoy ya restaurado. Fue el centro neurálgico del gobierno de esta comarca.

Saliendo de la Plaza Castelao, y por la calle Antonio Porrúa, al principio podemos ver Casa Miñones, construída en el 1899 por el cabeza de familia. En ella, la regia arquitectura de piedra se combina con el delicado trabajo de la forja.

Al lado de esta edificación, nos encontramos con el Pazo dos Dios e Pose con un hermoso escudo y a su lado la Capilla del Pilar, construida en 1931.

Seguiremos calle arriba por donde podremos disfrutar de multitud de casas populares con soberbios balcones y galerías. Una vez en la Calle Peligros, destacamos el antiguo Pósito Marítimo o Cofradía de Pescadores, una hermosa construcción de piedra con una trabajada balaustrada.

Y para finalizar nuestra ruta por las calles de Corcubión, nos queda por visitar el hermoso conjunto religioso de San Antonio, compuesto por la capilla levantada en 1684 y un crucero de 1719.

Solo nos queda bajar al paseo marítimo y ver las maravillosas vistas al Monte Pindo y a la villa de Corcubión. También podemos acercarnos hasta la playa de Quenxe

Artículos similares

Comentarios

Top