Estás aquí
Inicio > Laxe > Los Penedos de Pasarela e Traba, Zona I

Los Penedos de Pasarela e Traba, Zona I

Primera piedra multiforme

Situados en los límites entre Vimianzo y Laxe, los penedos culminan un extraordinario paisaje que se distinguen tanto desde la zona de Pasarela como desde el valle de Traba, incluso se divisan desde lo alto de San Bartolomé con el mar de fondo. Fueron declarados como Paisaje Protegida en diciembre del 2008. Fue en la presentación del nuevo cartel descriptivo de los mismos realizado por el Seminario de Estudios Comarcales de A Costa da Morte y ver las distintas formas de estos enormes bloques lo que despertó mi curiosidad para ir en busca de estas piedras y rocas multiformes.

Penedos de Pasarela e Traba

La erosión ha dado lugar a formas en las que es posible descubrir originales representaciones de figuras humanas y animales. Encontrarás muchas de estas esculturas naturales cabalgando unas sobre otras, apoyadas en el suelo… Entre ellas encontramos la pedra da Cachucha, con unos 208 metros de altitud. Algunos piensan que se llama así por su semejanza con la cachucha (cabeza de cerdo), pero parece ser que se denomina así por su parecido con una gorra o visera. Situada en lo alto de A ferida da canteira, denominada así por que aquí se encuentran los restos de una cantera ilegal que asociaciones y ecologistas consiguieron paralizar. En este entorno encontramos también la Pedra do Barco, ya que se asemeja a la proa de un buque. Y por último A Balea, ya su propia palabra lo dice, por su parecido a una ballena.

Penedos de Pasarela e Traba

Siguiendo al norte veremos más rocas de caprichosas formas, donde la imaginación, dependiendo de nuestra posición y la luz nos ayudarán a ver gigantes, una nave espacial… Así podemos ver en una la cara de un viejo, un camello, un jacobino… En la siguiente un cráneo o la cúpula de una cucaracha. Una nave espacial, una garra, una manopla, una mano, un trono real, un hígado… sólo tenéis que dejar volar vuestra imaginación y jugar a buscar las distintas piedras, moveros alrededor de ellas y pensar que os parecen, pueden salir figuras ocurrentes.

Estas obras de arte ya sorprendieron a escritores como Manuel Rivas, Otero Pedrayo, entre otros; incluso Eduardo Pondal les cantó así:

Penedos de Pasarela,
cando vos vexo, penedos,
suspiro de amor por ela.
(Queixumes dos pinos, 1886)

Artículos similares

Comentarios

Deja un comentario

Top