Estás aquí
Inicio > Fisterra > La leyenda del Santo Cristo de Fisterra

La leyenda del Santo Cristo de Fisterra

Iglesia de Santa María das Areas

En la Iglesia de Santa María das Areas, se rinde gran veneración a una imagen de Cristo Crucificado que allí se encuentra desde tiempos muy antiguos. La peregrinación para orar ante la milagrosa imagen viene celebrándose desde hace muchos años durante la época de Semana Santa y Pascua de Resurrección y, como en todas las peregrinaciones y romerías, se cantan coplas populares alusivas a la figura del que es objeto:

“Santo Cristo de Fisterra
Santo da barba dourada
Veño de lonxe terra
Santo, por te ver a cara.”

Pero, ¿De dónde viene la fama de este Cristo? Quizás la fama de este Cristo le venga por haber llegado a Fisterra de un modo que parece cosa de milagro, lo que dio origen a esta leyenda.

A finales del siglo XII, un día en que las enfurecidas olas rompían de una manera aterradora, los pobres pescadores, cuando recogían sus redes rápidamente para volver al puerto, se dieron cuenta que un gran barco se balanceaba, sin poder avanzar en su camino, como si estuviera preso por su áncora.

Imagen del Santo Cristo de Fisterra

Y los marineros vieron como de aquel barco arrojaba al mar una gran caja, y la caja no se hundía, sino que se mantenía flotando sobre el mar enfurecido; y entonces, el barco con sus grandes velas infladas por el viento, proseguía su rumbo.

Las barcas de los pescadores remaron entonces hacia aquella caja misteriosa, pero sin que pudieran acercarse a ella, que empujada por la agitada marea, iba acercándose a la costa, hasta varar en la arena.

En seguida la gente acudió a la playa; con martillos y hachas consiguieron abrir el cajón y, los marineros, mujeres y niños que corrían descalzos por el arenal, y todos los habitantes de la villa, vieron, curiosos y asombrados, que dentro de aquella caja estaba un Santo Cristo clavado en la cruz.

Comprendieron entonces por qué el barco que llevaba aquella caja no podía alejarse de allí. Era que el Santo Cristo quería quedarse en Fisterra, y por ello, sólo cuando lo echaron al mar para que pudiera acercarse a tierra, el barco logró continuar su viaje.

La imagen fue llevada en procesión a la iglesia y allí permanece siendo objeto de gran devoción.

Y se dice que cuando una gran marejada amenaza invadir la villa de Fisterra, es el Santo Cristo quién la libra del peligro, lo que viene sucediendo desde aquel lejano día en que llegó allí. Alguien, en un día de mucho mar, hizo esta sencilla plegaria:

“Santo Cristo de Fisterra,
que viñestes polo mar,
líbranos do mar a terra
e líbranos de afogar”

Artículos similares

Comentarios

2 thoughts on “La leyenda del Santo Cristo de Fisterra

Deja un comentario

Top