Estás aquí
Inicio > Vimianzo > Cereixo

Cereixo

Cereixo es una parroquia que se localiza al oeste del ayuntamiento de Vimianzo, a un kilómetro de Ponte do Porte. Es un pueblo que tiene un gran encanto, tanto por sus casas bien conservadas como por la iglesia románica y el pazo-torre de los Condes de Maceda.

Molinos de marea

Situados al final de un corto y agradable paseo fluvial. La construcción de estos molinos data del año 1679.

Estos molinos pertenecían a los Moscosos y Altamira, familia que dominó estas tierras desde finales de la Edad Media hasta principios del siglo XIX. Se trata de un edificio de planta rectangular, con cubierta a dos aguas y cuya entrada se realiza por los laterales a través de dos pasarelas sobre el agua.

Están construidos sobre el río Riotorto, mismo en la desembocadura de la ría, por lo que su situación no es casual, ya que de este modo, aprovecha tanto el agua que baja del río como el agua que procede de la ría. Su funcionamiento es sencillo, cuando la marea sube, el agua que se acumula en la parte posterior del molino, donde se sitúan las entradas a los rodicios, es mayor. De este modo, al bajar la marea, el molino dispone de más agua para moler. Incluso cuando el agua del río era escasa, el molino podía seguir funcionando gracias a las mareas.

Iglesia de Santiago de Cereixo

La construcción de esta iglesia data de mediados del siglo XII. Está formada por un ábside rectangular con bóveda de cañón y una sola nave de madera. Conserva la planta original románica, así como sus muros. Lo más interesante de la iglesia es la puerta del muro sur, donde encontramos en el tímpano, la representación de la traslación en barca del cuerpo del Apóstol a Santiago. A su lado, encontramos un roble centenario, que si pudiera hablar, seguro, nos contaría muchas historias.

Torres de Cereixo

Están situadas de lado de la iglesia. Fueron construidas en el siglo XVII con motivos defensivos.
Se componen de dos torres terminadas en almeas y unidas por un edificio que constituye la fachada principal, donde predomina un señorial escudo, en el que se representan los símbolos de los Novoa, Bermúdez, Castro, Soutomaior, Mendoza e Vilamarín. Este pazo estuvo abandonado durante muchos años, hasta que sus actuales dueños lo restauraron y lo convirtieron en su vivienda, de ahí que no sea visitable.

Artículos similares

Comentarios

Deja un comentario

Top